¿Por qué el Consejo de la Ciudad de Nauvoo ordenó la destrucción de la prensa del Nauvoo Expositor?
Enero 13, 2022
KnoWhy #626
Nauvoo Expositor Destruction (Destrucción del Nauvoo Expositor) por Anthony Sweat.
Nauvoo Expositor Destruction (Destrucción del Nauvoo Expositor) por Anthony Sweat.
“Fueron inocentes de todo crimen, como tantas veces se había comprobado previamente, y fueron encarcelados solo por conspiraciones de traidores y hombres inicuos”

Doctrina y Convenios 135:7

El conocimiento

El 7 de junio de 1844, los disidentes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días publicaron el primer y único número del Nauvoo Expositor, en el cual hacían varias acusaciones provocadoras en contra la ciudad de Nauvoo y los líderes de la iglesia. Después de dos días de investigación y deliberación, el consejo de la ciudad de Nauvoo dirigido por el alcalde José Smith, ordenó la destrucción de la imprenta del periódico. Veinte días después José y Hyrum Smith fueron asesinados en la cárcel de Carthage1. Aunque muchos otros factores fueron planeados y se presentaron por varias personas que se oponían a la iglesia, la publicación del Expositor fue el factor más explosivo y premeditado que condujo al arresto y asesinato de José y Hyrum. A continuación, se explica lo que ocurrió en la primera etapa de lo que tuvo que ver el Expositor en este sórdido asunto2. Sin embargo, la mayor parte de su contenido estaba dirigido a atacar a José, Hyrum Smith y a otros líderes de la iglesia en Nauvoo. Los ataques del Expositor se produjeron principalmente en tres ámbitos diferentes: la religión, la política y la moral.

Los escritores del Expositor declararon que José Smith era un profeta caído y creían que sus enseñanzas recientes eran 'heréticas y condenables en su influencia'4. Acusaron a José, Hyrum y otros líderes de haber "introducido doctrinas falsas y condenables en la iglesia, como la diversidad de dioses por encima del Dios del universo, y ser vulnerables de caer con Sus creaciones; la pluralidad de esposas, por el tiempo y la eternidad; la doctrina del sellamiento incondicional hasta la vida eterna, contra todos los crímenes excepto el de derramar sangre inocente"5.

Las acusaciones hechas en el Expositor son una mezcla de verdades y falsedades exageradas. José había introducido recientemente nuevas enseñanzas sobre la naturaleza de Dios en el discurso de King Follet y otros sermones6. También había comenzado a introducir y permitir el matrimonio eterno, incluyendo los matrimonios plurales, a un pequeño número de asociados cercanos7. Reconociendo la naturaleza controvertida del matrimonio plural, las enseñanzas se mantuvieron en privado porque tales asuntos personales no eran punibles bajo la ley de Illinois a menos que fueran 'públicos y notorios'8. También se introdujo la enseñanza de estar sellado para la vida eterna, con condiciones. Todas estas enseñanzas se encuentran en varios pasajes de las escrituras que José citó ampliamente al presentar las enseñanzas, principalmente en la Santa Biblia.

El Expositor también abogó de manera radical y peligrosa por los líderes políticos del estado y del condado que 'apoyarían la derogación incondicional de la carta constitucional de Nauvoo'9. La Carta de Nauvoo, promulgada por la legislatura del estado de Illinois, establecía las estructuras políticas, judiciales y educativas de la ciudad y preveía la creación de la Legión de Nauvoo, una milicia de ciudadanos locales que debía proteger a los santos contra los tipos de persecución que habían sufrido en Misuri y otros lugares. Confiaron en que la carta "sería un muro infranqueable que defendería los derechos de Sion"10. Derogarla dejaría a los santos con pocos recursos legales para protegerse de todo tipo de persecuciones11.

Poco después de que se publicara el primer número del Expositor, el consejo de la ciudad de Nauvoo encabezado por el alcalde José Smith, se reunió para discutir qué debían hacer con la imprenta, actuando bajo la autoridad otorgada por la carta constitucional de Nauvoo, el consejo de la ciudad declaró que el Expositor era una 'alteración al orden público' y ordenó al alguacil de la ciudad que destruyera la imprenta sin más disturbios.

El porqué

¿Por qué el consejo de la ciudad tomó esta medida? La decisión no se tomó rápida ni a la ligera. Su razonamiento se describe claramente en las minutas de las reuniones del consejo de la ciudad.

El sábado 8 de junio de 1844, el consejo de la ciudad de Nauvoo se reunió durante un total de seis horas y media en dos sesiones diferentes; continuaron el lunes 10 de junio durante más de siete horas y media12. Durante las reuniones, José Smith expresó su preocupación manifestada por otros miembros del consejo, de que la publicación del Expositor tenía la intención de destruir la paz de la ciudad y que no es seguro que tales cosas existan, debido al espíritu mafioso que tienden a producir'13.

Una gran parte de las discusiones del consejo de la ciudad se centró en si el Expositor cumplía con la definición legal de alteración del orden público, se leyeron y analizaron pasajes del Expositor. John Taylor declaró que ninguna ciudad sobre la tierra soportaría tal calumnia; Leyó extractos de la Constitución de los Estados Unidos sobre la libertad de prensa y luego dijo: "Estamos dispuestos a que publiquen la verdad, pero el periódico es una molestia y apesta en la nariz de todo hombre honesto"14. Taylor se pronunció decididamente a favor de las medidas activas15.

Durante sus deliberaciones, el consejo consultó los Comentarios sobre las Leyes de Inglaterra de Blackstone, un texto legal respetado de la época; finalmente concluyeron que el Expositor se ajustaba a la definición de alteración del orden público, citando un pasaje de Blackstone en el que se define la alteración como "cualquier cosa que perturbe la paz de una comunidad", resaltando que "toda la comunidad tiene que descansar bajo el estigma de estas falsedades16. José Smith también leyó de la Constitución de Illinois, Artículo 8, Sección 12, 'con respecto a la responsabilidad de la prensa por su libertad constitucional'17.

Un tema claro que surgió en las discusiones fue la preocupación de que si el Expositor continuaba, las persecuciones vistas en Misuri se repetirían en Nauvoo. El concejal Phineas Richards fue citado diciendo que "no había olvidado las transacciones en los molinos de Hawn [sic], y que... no podía quedarse quieto al ver el mismo espíritu que hacía estragos en este lugar'18.

El lunes 10 de junio de 1844 a las 6:30 p.m., el consejo resolvió que el Nauvoo Expositor representaba una alteración al orden público y ordenó la destrucción de su imprenta. Actuando en su deber como alcalde, José Smith emitió una orden al alguacil de la ciudad para que destruyera la imprenta del Expositor y todos los ejemplares no distribuidos. El alguacil, acompañado por un grupo de ciudadanos y miembros de la milicia de la ciudad cumplió la orden y destruyó la prensa.

José Smith y el consejo de la ciudad no intentaron encubrir sus acciones ni los motivos de las mismas. José expuso claramente sus razones en una carta escrita al gobernador de Illinois, Thomas Ford, pocos días después de las deliberaciones del consejo19, y unas semanas después, las minutas de las reuniones del consejo de la ciudad se publicaron en un periódico local, The Nauvoo Neighbor20. De acuerdo con John Taylor, José Smith también le dijo a Ford: "Todo nuestro pueblo estaba indignado, y pidió en voz alta a las autoridades de nuestra ciudad una reparación de sus agravios, que de no haber sido atendidos, ellos mismos habrían tomado el asunto en sus propias manos y habrían castigado someramente a los desdichados intrépidos".21. De esta manera José dio a entender que al destruir la imprenta, el consejo de la ciudad evitó un motín mayor en el que la prensa habría sido destruida de todas maneras, posiblemente con mayores daños materiales y pérdida de vidas.

¿Fue ilegal la destrucción del Expositor? Como profesor de derecho, el presidente Dallin H. Oaks analizó la pregunta, señalando que "[los Santos de los Últimos Días] en general se han disculpado—incluyendo a los historiadores oficiales mormones—por la destrucción de la imprenta, considerándola una interferencia con la libertad de prensa, un sagrado derecho constitucional estadounidense"22. Sin embargo, durante su investigación, el Presidente Oaks descubrió que, dado el contexto histórico de la época, el caso es más complicado de lo que parece inicialmente. En una entrevista, el presidente Oaks señaló:

Cuando investigué esto de acuerdo con la ley de Illinois y de los Estados Unidos en 1844 (el año en que esto tuvo lugar), encontré que la libertad de prensa en la Primera Enmienda no se aplicaba a la acción del estado o a la acción de la ciudad en ese período. Solo llegó a aplicarse a la acción del Estado o de la ciudad por las enmiendas adoptadas después de la Guerra Civil, la 14ª Enmienda, y así lo declaró la Corte Suprema de los Estados Unidos en la década de 1930 en una decisión de 5-4. Bueno, si la Corte Suprema de los Estados Unidos tardó 100 años en declarar que la libertad de prensa protegía a la prensa contra la acción de la ciudad o del estado, [puedo simpatizar fácilmente con] la gente que luchó con esa cuestión en 1844 en Illinois, una época en la que la historia nos muestra que se destruyeron muchos periódicos en la frontera, sobre todo por cuestiones abolicionistas, a favor o en contra de la esclavitud.

El Presidente Oaks resumió: 'Me parece que es bastante extremo decir que José Smith y sus asociados estaban violando la libertad de prensa por lo que hicieron. Debatieron durante dos días, se basaron en Blackstone, no tenían otros precedentes, y pensaron que era legítimo suprimir una alteración, incluyendo un periódico que pensaban que podía traer muerte y destrucción a su ciudad'23.

La destrucción del Expositor no fue una decisión precipitada tomada por la tensión del momento. Tampoco fue una decisión ilegal dadas las leyes de la época. Los documentos de la época muestran que la elección se hizo después de horas y días de angustiosas discusiones sobre el curso de acción correcto. Del registro histórico, parece que José Smith y el consejo de la ciudad actuaron legalmente para destruir la imprenta Expositor con el deseo de proteger a la ciudad de un destino peor.

George Laub, un residente de Nauvoo, anotó un discurso en su diario en el que José Smith explicaba las acciones del consejo de la ciudad, escribiendo: 'El Hno. José convocó una reunión en su propia casa y le dijo a la gente o a nosotros que Dios le mostró en una visión abierta a la luz del día que si no destruía esa imprenta, máquina de impresión, causaría que la sangre de los Santos fluyera en las calles y por este medio el mal causa destrucción. Y escribo lo que sé y he visto y oído por mí mismo"24.

Otras lecturas

Central del Libro de Mormón, '¿Por qué fue asesinado José Smith? (Doctrina y Convenios 135:1, 7)', KnoWhy 624 (noviembre 29, 2021).

Dallin H. Oaks, 'The Suppression of the Nauvoo Expositor', Utah Law Review 9, no. 4 (1965): 862–903; reimpreso en forma ligeramente abreviada como 'Legally Suppressing the Nauvoo Expositor in 1844', en Sustaining the Law: Joseph Smith’s Legal Encounters, ed. Gordon A. Madsen, Jeffrey N. Walker y John W. Welch (Provo, UT: BYU Studies, 2014), 427–459.

'Revised Minutes', 17 June 1844, en línea en josephsmithpapers.org