¿Por qué es tan repetitiva la historia de Noé y el arca?
Enero 31, 2022
KnoWhy #629
Noah's Offering by Jan van 't Hoff.
Noah's Offering by Jan van 't Hoff.
“Y se acordó Dios de Noé”

Génesis 8:1

El conocimiento

Cuando se lee la historia de Noé y el arca, muchos lectores se dan cuenta de que muchos pasajes importantes se repiten. Por ejemplo: Dios observa la maldad y la corrupción desenfrenadas en el mundo, y por ello resuelve destruir a la humanidad, dos veces (Génesis 6:5–7, 11–13). Dios le ordena a Noé en dos ocasiones que recoja animales y que entre en el arca (6:18–22; 7:1–5). Noé y su familia entran en el arca dos veces (7:7, 13), y también se repite la entrada de los animales en el arca (7:8–9, 14–16). Los períodos de 7, 40 y 150 días también se repiten de diversas formas (7:4, 10, 12, 17, 24; 8:3, 6, 10, 12, 14). A medida que avanza el relato, se menciona varias veces el retroceso de las aguas (8:1-3, 5), y también se menciona varias veces el envío de pájaros para buscar tierra seca (8:7-12).

Estos ejemplos de repetición a lo largo de esta historia son una de las razones por las que algunos eruditos han sugerido que se basó originalmente en dos fuentes diferentes, que fueron entrelazadas por un editor posterior. Al extraer estas fuentes, estos investigadores creen haber descubierto los restos de dos versiones ligeramente diferentes de la misma historia1.

Otros investigadores sostienen que la mayor parte de esta repetición funciona como parte de la coherencia general y el arte del conjunto de la narración. En concreto, varios investigadores han observado que la narración en su conjunto sigue un extenso patrón quiásmico, que gira en el momento crucial en que "se acordó Dios de Noé" (Génesis 8:1)2. El más reconocido es Gordon J. Wenham, que ha propuesto un quiasmo de 31 puntos que va desde Génesis 6:10–9:19, con 15 elementos flanqueando cada lado del punto central donde Dios recuerda a Noé3. Recientemente, el erudito judío Joshua Berman proporcionó una versión actualizada y modificada de esta estructura quiásmica, como sigue4:

A: Dios le dice a Noé que destruirá toda carne (6:13)

 

B: El diluvio destruye toda carne (6:17)

 

 

C: Convenio para sostener a Noé (6:18–20)

 

 

 

D: Mandamiento de recolectar comida mientras el mundo es destruido (6:21)

 

 

 

 

E: La orden de entrar en el arca + cumplimiento (7:1–5)

 

 

 

 

 

F: Edad 600—inicia el diluvio (7:6)

 

 

 

 

 

 

G: Las aves entran en el arca (7:8)

 

 

 

 

 

 

 

H: esperan 7 días el diluvio (7:10)

 

 

 

 

 

 

 

 

I: Lluvia sobre la tierra (7:12)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

J: Las aves entran en el arca (7:14)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

K: Jehová encierra a Noé (7:16)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

L: 40 días de inundaciones (7:17)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

M: Aumento de las aguas (7:17–18)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

N: Los montes fueron cubiertos (7:19–20)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

O: Las aguas prevalecen por 150 días (7:24)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

P: Dios recuerda a Noé (8:1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

O: Las aguas decrecieron en 150 días (8:3)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

N: Las cimas de los montes se descubrieron (8:4–5)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

M: Las aguas decrecen (8:5)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

L: 40 días de retroceso de las aguas (8:6)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

K: Noé abre la ventana del arca (8:6)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

J: El cuervo y la paloma dejan el arca (8:7–8)

 

 

 

 

 

 

 

 

I: Agua sobre la tierra (8:9)

 

 

 

 

 

 

 

H: 7 días esperando que el agua disminuya (8:10)

 

 

 

 

 

 

G: La paloma deja el arca (8:10–12)

 

 

 

 

 

F: Año 601—la tierra se seca (8:13)

 

 

 

 

E: Orden de salir del arca + cumplimiento (8:15–19)

 

 

 

D: Mandamientos sobre la alimentación en el nuevo orden (9:1–5)

 

 

C: Convenio de sostener todo ser viviente (9:8–10)

 

B: No habrá más diluvio que destruya toda carne (9:15)

A: Dios le promete a Noé para preservar toda carne (9:17)

 

Wenham observó que "algunos elementos del relato no se ajustan exactamente al [quiasmo]", pero sostiene que "si [el autor del Génesis 6-9] hubiera logrado una simetría total y perfecta, el relato podría haber perdido parte de su interés". Wenham continuó:

En la mayoría de las obras de arte, la repetición perfecta y la simetría no son deseables. Son las variaciones de la forma contra el fondo de un patrón establecido las que dan tanta satisfacción al espectador o al oyente. La amorfidad total es incomprensible. La repetitividad absoluta es aburrida. Nuestro escritor evita ambos extremos. Aunque la estructura [quística] le proporciona un marco que llama la atención sobre el punto principal de la historia, no permite que anule su preocupación por reproducir fielmente el contenido...5.

Es significativo que la elegancia de este patrón quiástico único se basa en el texto completo, incluyendo detalles que algunos creen que provienen de diferentes fuentes, lo que facilita la visión del texto completo como una composición original6. Así, aunque Wenham admitió que esto no es "absolutamente incompatible con la noción de que el Génesis 6-9 está compilado a partir de dos fuentes independientes", reunidas por "un redactor más ingenioso y minucioso", argumentó, no obstante, que "una hipótesis más simple y sencilla tendría mucho que recomendar"7.

El porqué

Además de aclarar sustancialmente la ubicación y la repetición de todos los elementos del relato sobre Noé y el arca en Génesis 6-9, esta impresionante estructura quiásmica cumple una función aún más importante. Este extenso quiasmo ayuda a guiar a los lectores hacia el mensaje central de este significativo episodio de la historia bíblica, ya que divide perfectamente la narración en dos, en su punto central exacto, cuando Dios recuerda a Noé (Génesis 8:1)8.

En la primera mitad del quiasmo, la obra de la creación, como se menciona en Génesis 1, se deshace efectivamente cuando suben las aguas del diluvio. Como observa Wenham: "Las aguas ya no están contenidas en el firmamento, pues irrumpen en la cúpula del cielo, y la tierra seca ya no está separada de los mares, pues incluso las montañas altas están cubiertas. ... Por lo tanto, el diluvio puede verse como un gran acto de destrucción". Esto es "seguido por un acto de recreación". Cuando Dios se acuerda de Noé, la creación comienza a restaurarse", cuando la narración gira y las aguas comienzan a disminuir9. Bernard W. Anderson observó que la estructura de la narración crea un "movimiento dramático" que se puede sentir por los lectores sensibles a sus efectos:

Los lectores que se someten al texto de la historia... se encuentran atrapados en este movimiento de subida y bajada, correspondiente al curso y declinación de las aguas del caos. En el clímax, el recuerdo de Dios de Noé y el remanente anticipa la conclusión, donde Dios promete recordar el "convenio eterno" que señala el comienzo de una nueva humanidad y, de hecho, una nueva creación, paralela a la creación original descrita en el Génesis 110.

En 1981, el erudito judío Yehuda T. Radday también señaló que el patrón quístico se centra en la misericordia de Dios, más que en su ira: "No se hace hincapié en la generación pecadora, sino en la ẓaddiq [justa] (6:9), no en que se ahoguen sino en la supervivencia .... El mundo, así lo proclama la historia, no existe por la gran cantidad de malhechores (cf. 6:1–4), ni siquiera a pesar de ellos, sino por el bien de aquellos que, como Noé, solo hay uno en una generación, que sigue su conciencia y hace 'lo que [se] le mandó' (6:22; 7:5, 9). Gracias a él, la misericordia de Dios prevalece sobre su ira y el mundo se salva (8:1)"11.

Así, el mensaje de la narración del diluvio no es simplemente que Dios se acordó de Noé, sino que se acuerda de sus discípulos justos en todas las épocas y en todo el mundo y los colma de bendiciones cuando le aman y guardan sus mandamientos.

Otras lecturas

Steven R. Scott, "Chiastic Structuring of the Genesis Flood Story: The Art of Using Chiasm as an Effective Compositional Tool for Combining Earlier Chiastic Narratives", en Chiasmus: The State of the Art, ed. John W. Welch y Donald W. Parry (Provo, UT: BYU Studies; Springville, UT: Book of Mormon Central, 2020), 35–65.

Yehuda T. Radday, "Chiasmus in Hebrew Biblical Narrative", en Chiasmus in Antiquity: Structures, Analyses, Exegesis, ed. John W. Welch (Hildesheim: Gerstenberg Verlag, 1981; reimpreso Provo, UT: Research Press, 1999; segunda reimpresión Eugene, OR: Wipf and Stock, 2020), 50–117. La edición de Wipf y Stock está disponible tanto en tapa dura como en edición de bolsillo en Amazon.com.

  • 1. Para conocer un ejemplo de esto, véase Richard Elliott Friedman, Who Wrote the Bible? (San Francisco, CA: HarperSanFrancisco, 1997), 53–60; David Bokovoy, Authoring the Old Testament: Genesis–Deuteronomy (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2014), 26–34.
  • 2. Véase Bernard W. Anderson, "From Analysis to Synthesis: The Interpretation of Genesis 1–11", Journal of Biblical Literature 97, no. 1 (1978): 23–39; Gordon J. Wenham, "The Coherence of the Flood Narrative", Vetus Testamentum 28, no. 3 (1978): 336–348; Yehuda T. Radday, "Chiasmus in Hebrew Biblical Narrative", en Chiasmus in Antiquity: Structures, Analyses, Exegesis, ed. John W. Welch (Hildesheim: Gerstenberg Verlag, 1981; reimpreso en Provo, UT: Research Press, 1999; segunda reimpresión Eugene, OR: Wipf and Stock, 2020), 99–100. Anderson y Wenham cada uno se reimprimió en Richard S. Hess y David Toshio Tsumura, eds., "I Studied Inscriptions from Before the Flood": Ancient Near Eastern, Literary, and Linguistic Approaches to Genesis 1–11 (Winona Lake, IN: Eisenbrauns, 1994), 416–435 (Anderson), 436–447 (Wenham). Véase también Steven R. Scott, "Chiastic Structuring of the Genesis Flood Story: The Art of Using Chiasm as an Effective Compositional Tool for Combining Earlier Chiastic Narratives", en Chiasmus: The State of the Art, ed. John W. Welch y Donald W. Parry (Provo, UT: BYU Studies; Springville, UT: Book of Mormon Central, 2020), 35–51. Scott defiende un punto central ligeramente diferente, pero no obstante admite que el hecho de que Dios se acuerde de Noé es el primer elemento de la segunda mitad del patrón quístico, y por tanto sigue representando el momento en el que la narración gira (pág. 48).
  • 3. Véase Wenham, "Coherence", 338. Para conocer que otros investigadores reconocen la importancia de la obra de Wenham, véase R. N. Whybray, The Making of the Pentateuch: A Methodological Study (Sheffield: Sheffield Academic Press, 1987), 83; James K. Hoffmeier, "Genesis 1–11 as History and Theology", en Genesis: History, Fiction, or Neither? Tres puntos de vista sobre los primeros capítulos de la Biblia, ed. Charles Halton (Grand Rapids, MI: Zondervan, 2015), 50; Joshua Berman, Inconsistencies in the Torah: Ancient Literary Convention and the Limits of Source Criticism (New York, NY: Oxford University Press, 2017), 260–263.
  • 4. Berman, Inconsistencies, 261.
  • 5. Wenham, "Coherence", 340. Gran parte de este material extra puede explicarse con "patrones literarios y sintácticos más pequeños" que Wenham concedió que coexisten con el patrón quiásmico más grande, aunque él mismo no entró en un análisis detallado de ellos (p. 340). Para un enfoque múltiple del quiasmo en el Génesis 6-9 que analiza tanto una estructura general como varias unidades literarias más pequeñas, véase Scott, "Chiastic Structuring", 38–51.
  • 6. Véase Berman, Inconsistencies, 262. J. A. Emerton, "An Examination of Some Attempts to Defend the Unity of the Flood Narrative in Genesis: Part II", Vetus Testamentum 38, no. 1 (1988): 6–20 critica los argumentos de Wenham y Radday a favor de un patrón quiásmico y otros indicios de unidad. Véase también Bokovoy, Authoring, 34–36, que depende en gran medida de Emerton. G. J. Wenham, "Method in Pentateuchal Source Criticism", Vetus Testamentum 41, no. 1 (1991): 84–109 revisa y critica los argumentos de Emerton. See Berman, Inconsistencies, 238–268 para una defensa más reciente y completa de la unidad del relato del diluvio, incluida su disposición quiásmica. La versión de Berman de la estructura quiásmica, utilizada en el cuadro anterior, se modifica para reforzar la disposición a la luz de las críticas de Emerton.
  • 7. Wenham, "Coherence", 347–348. El original utiliza números romanos para los capítulos del Génesis (VI-IX), que se han cambiado discretamente a números estándar para mejorar la legibilidad. En contraste con Wenham, Scott, "Chiastic Structuring", 51–64 argumenta que hay dos fuentes independientes, que son quiasmos en si mismas, lo que, según Scott, facilitó su fusión en un único quiasmo general. Sin embargo, otros han señalado que hay dificultades para tratar de encontrar un patrón quiásmico en las fuentes individuales. Véase Anderson, "From Analysis to Synthesis", 37.
  • 8. Berman, Inconsistencies, 263. Tal como Berman estructura el quiasmo, hay exactamente 77 versículos, con el punto medio en el versículo 39, el centro exacto. Radday, "Chiasmus in Hebrew Biblical Narrative", 100 incluye 83 versículos en su versión de la estructura quiásmica en estos capítulos, con 44 versículos en la primera mitad y 39 versículos en la segunda.
  • 9. Gordon J. Wenham, "Genesis", en Eerdmans Commentary on the Bible, ed. James D. G. Dunn y John W. Rogerson (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 2003), 44.
  • 10. Anderson, "From Analysis to Synthesis", 32.
  • 11. Radday, "Chiasmus in Hebrew Biblical Narrative", 100.
SMTP error: Could not authenticate.