Sistema monetario nefita en Alma 11 y sus conexiones con la América antigua
Foto de pepitas de oro de James St. John. Imagen a través de Wikimedia Commons.

Alma 11 contiene una historia intrigante de un abogado llamado Zeezrom y su contienda con Amulek y Alma. Sin embargo, este capítulo comienza con una lista aparentemente confusa y fuera de lugar del sistema monetario nefita. Con nombres como antión, senine, ezrom, ontí, los lectores se preguntarán por qué existe esta lista.

La explicación de Mormón sobre el sistema monetario nefita podría aclarar varios puntos de interés para los lectores. En primer lugar, conocer el valor del dinero nefita ayuda al lector a apreciar la magnitud del soborno de Zeezrom a Amulek. Al tomar en cuenta que el salario diario de un juez era un senine de oro, podemos calcular que seis ontíes de plata habrían sido equivalentes a 42 días de salario.

No sabemos cuánto dinero habría ganado un juez nefita en comparación con los estándares actuales, ya que los sistemas monetarios modernos, el nivel de vida moderno y las prácticas económicas modernas son muy diferentes a las del mundo antiguo. Sin embargo, al tomar el salario promedio por día de un ciudadano estadounidense en 2019 [$205.76 dólares, de acuerdo con la U.S. Bureau of Labor Statistics (Oficina de Estadísticas Laborales de EE. UU.)], puede estimarse que 6 ontíes de ese valor generarían un soborno total de más de 8 mil dólares.

En segundo lugar, conocer el sistema monetario nefita nos ayuda a descubrir un juego de palabras sobre el nombre "Zeezrom" y la unidad de moneda "ezrom". En hebreo, el prefijo "Ze-" significa "este de" o "el de". Entonces el nombre Ze-ezrom, significa "el del ezrom". Zeezrom sería un nombre irónicamente apropiado para un personaje que intentó sobornar a un mensajero del Señor.

En tercer lugar, la sofisticación del sistema monetario nefita es una evidencia sorprendente del Libro de Mormón. Este sistema tiene notables similitudes con los antiguos sistemas monetarios que encontramos en la antigua Mesopotamia. Además, Kirk Magleby ha identificado varias formas en que el sistema monetario del Libro de Mormón encaja fácilmente en un entorno de la América antigua, basado en la arqueología actual.

La siguiente publicación de Kirk Magleby, proviene del sitio web Book of Mormon Resources.

El dinero en la América antigua

El Libro de Mormón describe una economía comercial avanzada con:

  1. Mercados principales Helamán 7:10
  2. Muchos comerciantes, abogados y oficiales 3 Nefi 6:11
  3. Anales que facilitaron el comercio Mosíah 24:6
  4. Riquezas obtenidas a través del comercio Mosíah 24:7
  5. Tributos impuestos por el gobierno central Mosíah 11:3Éter 10:5
  6. El dinero como depósito de valor Alma 1:5Helamán 7:59:20
  7. Fichas de metales preciosos como moneda de cambio estandarizada Alma 11:13-19
  8. Valor de las fichas monetarias vinculadas a medidas fijas de productos agrícolas Alma 11:7,15
  9. Los jueces recibían salarios por hora Alma 11:1
  10. Cobro de deudas mediante un proceso legal Alma 11:2
  11. Zonas de intercambio libre en áreas grandes Helamán 6:8
  12. Pago de tributos obligatorios Mosíah 7:15

Ahora sabemos que los antiguos mayas tenían una economía comercial avanzada con muchas de estas mismas características. Un importante artículo titulado "Imagining a Complex Maya Political Economy: Counting Tokens and Currencies in Image, Text and the Archaeological Record" (Imaginando una economía política maya compleja: contando fichas y monedas en imágenes, textos y el registro arqueológico) de David A. Freidel, Marilyn A. Masson y Michelle Rich fue publicado en Cambridge Archaeological Journal, Volumen 27, Número 1 (febrero de 2017) págs. 29-54. El artículo analiza una serie de puntos interesantes para los estudiantes comprometidos del texto nefita. El número en verde al final de cada punto, indica a qué característica del Libro de Mormón de la lista anterior se asemeja o corrobora.

  • P. 29 Las prácticas de contabilidad tienen una larga historia de aplicación en la antigua Mesoamérica. 3
  • P. 29 Las monedas tienen una larga historia de aplicación en la antigua Mesoamérica. 6
  • P. 29 Algunos mesoamericanos sabían leer y escribir. 3
  • P. 29 Las sociedades mesoamericanas tenían autoridades. 2
  • P. 29 Se han descubierto posibles instrumentos de contabilidad (palos y fichas para contar).
  • P. 29 Es probable que se hayan utilizado como dinero objetos estandarizados fabricados con conchas marinas. 6
  • P. 29 Los pagos de tributos se extendieron por toda Mesoamérica. 12
  • P. 29 Ahora se sabe que los mayas tenían mercados. 1
  • P. 29 Los mayas usaban las monedas como medios de intercambio. 7
  • P. 29 Se han identificado referencias a antiguos comerciantes mayas. 2
  • P. 29 Las zonas comerciales eran extensas. 11
  • P. 30 Los mayas usaban la moneda para medir las deudas. 10
  • P. 30 Los mayas empleaban escribas contables. 2
  • P. 30 En el sistema monetario maya, las fichas representaban mercancía clave. 8
  • P. 31 Las conchas marinas, granos de cacao y telas tejidas, todas sirvieron como monedas. 6
  • P. 32 Los historiadores registraban números en hojas, rollos de conteo o libros. 3
  • P. 32 Las conchas talladas que aparentaban granos de cacao, representaban mercancía real. 8
  • P. 33 Los intercambios incluían vasijas llenas de tamales de maíz. 8
  • P. 37 Las representaciones artísticas se plasmaban en combinaciones de tablas de escritura y estilete en contextos de transacciones. 3
  • P. 42 Las unidades de dinero tenían valores estandarizados. 7
  • P. 42 Las campanas y hachas de metal se usaban como dinero. 7
  • P. 44 Las efigies representan exhibiciones llamativas de riqueza. 4
  • P. 45 40,000 granos de cacao era un gran pago de tributo. 12
  • P. 47 El jade y el metal fueron utilizados como dinero. 7

Los antropólogos han descubierto análogos en el antiguo mundo maya para diez de las doce características comerciales descritas en el texto nefita.

Fichas de concha talladas de la tumba Waká 37, El Perú. Foto de Juan Carlos Meléndez.
Fichas de concha talladas de la tumba Waká 37, El Perú. Foto de Juan Carlos Meléndez.

Objetos conocidos por haber sido utilizados como depósitos de valor y monedas para el intercambio entre los antiguos mayas:

Granos de cacao, campanas de cobre, cuentas de concha tallada.
Granos de cacao, campanas de cobre, cuentas de concha tallada.

Escena que representa el comercio o el tributo y la contabilidad:

K2914. Fotografía de Justin Kerr.
K2914. Fotografía de Justin Kerr.

Escena que representa el comercio o el tributo y la contabilidad:

K625. Fotografía de Justin Kerr.
K625. Fotografía de Justin Kerr.

Esta es la famosa representación del Dios L, la deidad patrona de los comerciantes, en Cacaxtla.

Mochila de una figura, sostenido por un poste, llena de mercancías. Foto de Kirk Magleby, 29 de enero de 2020.
Mochila de una figura, sostenida por un poste, llena de mercancías. Foto de Kirk Magleby, 29 de enero de 2020.

Esto proviene de Tarlton Law LibraryUT Austin, artículo titulado "Maya Property and Commercial Law: "[l]os mayas tenían un sistema monetario y usaban granos de cacao, oro, campanas de cobre, jade y cuentas de concha de ostra como formas de dinero".

El uso de conchas marinas como moneda tiene una antigüedad considerable en Mesoamérica. Richard Hansen, en octubre de 2015, dijo que las conchas marinas se usaban como moneda desde el año 1000 al 800 a. C. en la cuenca del Mirador. Dijo además que las conchas marinas como una forma de moneda aparecieron en Cahal Pech, Belice durante este mismo período de tiempo1.

En el precontacto con los mayas achíes en Rabinal, se utilizaron granos de cacao como medio de intercambio, así como "q'ana pwaq" que significa "dinero amarillo" u oro, y "saki pwaq" que significa "dinero blanco" o plata2.

Algunos han sugerido que las cuentas de ilmenita representadas en el artículo del blog "Hierro Olmeca" pueden haber sido utilizadas como moneda.

Artículos relacionados

 

  • 1. Véase el artículo del blog "Hansen and Coe".
  • 2. Rabinal Achi: A Mayan Drama of War and Sacrifice, traducido por Dennis Tedlock (Nueva York: Oxford University Press, 2003) págs. 49, 295.